lunes, 14 de enero de 2008

El Cuarteto: Especie en peligro de extinción

Que difícil es hacer un buen cuarteto, es verdad. Suele estar formado por tres o cuatro componentes sin instrumentos musicales (solo los palos) y hay que cantar cuplés, hacer una parodia, tema libre... contando además que le guste al público de Cádiz, que entiende mucho de Carnaval y por ello exige. Hace unos años pareció que el famoso "cuarteto de Rota" iba a levantar a esta modalidad que perdía aficionados, pero al final sus componentes se separaron. Más tarde despuntaron el Batidora y el Libi que han seguido probando suerte en diferentes agrupaciones de otros estilos, luego llegó el cuarteto de Algeciras y el conocido como "el cuarteto de el Barrio". Pero no ha habido continuidad, no se ha ido subiendo el nivel, no han aparecido nuevos talentos como ha sucedido en chirigotas y comparsas que han tenido su particular revolución. Y por si fuera poco todo esto el Peña tampoco está ya. Hace dos años y en preliminares le bajaron el telón a un cuarteto, era "pa echarlos" de malos que eran... ¿Y que pasa con los Romanceros? parece que no son lo suficientemente vistosos para el escenario del Falla y puede que sea verdad, un solo componente en ese "peaso" de teatro y con un repertorio flojillo... podría ser una catástrofe. ¿Solución? bueno... ¿no hay un patronato del Carnaval? ¿no está el COAC? que incentiven y promuevan la aparición de más cantera de cuarteteros y más participación en el concurso.
Ya el Libi en el 2005 se presentó con el título "No irse, un cuarteto" señal inequívoca del estado de la modalidad. Varios años antes el cuarteto de Rota que tanta expectación levantó llamaba a su primer tipo "Por quien puñetas doblan las campanas". Puede que ahora, en el año 2008, esas campanas doblen por los cuartetos.
¿Habrá que ir de entierro? esperemos que solo al de la sardina...